La obesidad como enfermedad crónica




Una enfermedad crónica es aquella que dura durante mucho tiempo o durante toda la vida. Se trata de enfermedades que no ponen en riesgo (a corto plazo) la vida de las personas que la padecen pero que sin embargo pueden ser extremadamente graves incluyendo la muerte.



Dentro del concepto enfermedades crónicas también se incluyen todos aquellos trastornos en los que un mismo síntoma existe de forma continuada y que a pesar de no poner en riesgo de forma directa la salud física, afectan severamente la calidad de vida de quienes lo padecen.



Por los motivos arriba mencionados , la obesidad se ha convertido en una enfermedad crónica.

Se trata de una enfermedad que de forma directa no suele estar relacionada con la mortalidad pero sí de forma indirecta dado que el sobrepeso se asocia a una mayor probabilidad de sufrir diferentes enfermedades entre ellas  enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diferentes tipos de cáncer algunos de ellos mortales como el cáncer de colon.



Además de esta amplísima y demostrada relación con un gran número de enfermedades, el sobrepeso y la obesidad limitan la calidad de vida de quienes la padecen en diferentes áreas.



En algunos casos se trata de aspectos físicos relacionados con una menor capacidad para desarrollar determinadas acciones, en otros casos se trata de problemas emocionales o psicológicos (ansiedad, estrés, falta de autoestima, depresión, etc…) que tienen que ver con el exceso de peso.



Por todo lo anterior cuando existe un problema de sobrepeso es importante reflexionar sobre cuánto tiempo estamos dispuestos a convivir con una enfermedad que va a tener amplias repercusiones en nuestra salud.



Acabar con el sobrepeso no es sencillo. Que no sea sencillo no quiere decir que sea imposible Hay personas que sí pueden conseguirlo por sí mismas cambiando determinados aspectos de su vida relacionados con los hábitos de estilo de vida y alimentación. Pero en otros muchos casos este objetivo es difícil de conseguir o al menos es complicado mantenerlo a largo plazo. Fundamentalmente porque la obesidad es crónica y a la larga ocasiona graves daños a la salud.

Estrés, sobrepeso y qué alimentos evitar cuando estás estresado




Estrés, enfermedades cardiovasculares y sobrepeso están relacionados. El estrés es una función normal del organismo sin embargo cuando éste se activa por encima de los límites habituales condiciona síntomas y/o enfermedad. La relación entre estrés y sobrepeso es directa. 


Hay muchas maneras de combatir el estrés comenzando con la meditación y la práctica de ejercicio regular sin embargo la forma en que comemos juega un papel importante a la hora de controlar el nivel de estrés.

Cuando estamos estresados tendemos  a sentir hambre con mayor frecuencia y solemos comer más de lo que necesitamos. Si a eso le sumamos la capacidad del cortisol para fomentar el almacenamiento de grasa, la falta de ejercicio y una elección no apropiada de alimentos el resultado es un aumento de peso rápido y una serie de problemas de salud graves en el futuro.
 


A continuación detallamos una lista de alimentos deben evitarse en periodos de estrés:



1. Evita cualquier tipo de bebida energética o de café.

Cuando se está estresado, lo último que necesita el cuerpo y cerebro es una dosis de cafeína. Si bien un café puede ayudar a iniciar el día un consumo excesivo tiene un efecto contrario y además impide que descansemos bien por la noche de forma que se entra en un espiral de irritabilidad, cansancio e insomnio innecesario.



2. Descartarar dulces

Por tentador que sea el comer unas galletas, los dulces proporcionan un rápido aumento de energía a costa de la resistencia a la insulina y facilitan el aumento de peso. Cuando se está estresado, la producción excesiva de hormonas del estrés, combinada con opciones alimenticias poco saludables, ayuda a acumular kilos y a alimentar las bacterias malas en tu intestino a expensas de las buenas. Este desequilibrio intestinal puede ayudar a desencadenar un círculo vicioso de antojos que aumentan el peso y problemas estomacales que deberían hacerte pensar dos veces antes de "recompensarte" con alguna madalena o dulce.



3. Evitar alimentos procesados.

Si bien hay muchas razones reducir el consumo de alimentos procesados, aquí hay uno más: son muy buenos para aumentar los niveles de hormona del estrés. Además de grasas saturadas, los productos químicos y los ingredientes  libres de nutrientes , los alimentos procesados ​​están cargados de sodio y azúcar que aumentan el cortisol. Por mucho que los anhele cuando está estresado, los alimentos procesados ​​y los carbohidratos simples, como patatas fritas, elevan los niveles de cortisol y disminuyen el estado de ánimo.

4. Cero alcohol

Después de un día largo, duro y estresado, una cerveza fría  puede ser una recompensa. Pero, en realidad, beber alcohol es contraproducente para el control del estrés, ya que estimula la liberación de más hormonas del estrés, poniendo a tu sistema bajo una tensión adicional. El alcohol también tiene un efecto depresivo sobre el estado de ánimo, lo que puede exacerbar aún más el estrés acumulado.



Así que la mejor forma de combatir el estrés es con una dieta saludable. Comer sano es el mejor aliado no solo para combatir el sobrepeso sino para cualquier aspecto relacionado con nuestra salud.

Colonoscopia, cuanto antes mejor

colonoscopia
Un nuevo estudio publicado de la Tulane University, de la University of Colorado y de la Louisiana State University,de EEUU ha avisado de que el cáncer de colon no se está detectando de forma correcta. 

Según el informe, las pruebas rutinarias para pillar a tiempo esta enfermedad  suelen ser a partir de los 50 sin embargo los investigadores avisan de que hay un aumento del 46% en los nuevos diagnósticos en pacientes de 49 a 50 años lo que supone que existen muchos casos latentes de la enfermedad que pasa completamente desapercibida (puede que durante años) hasta que dichas pruebas rutinarias comienzan.


Según el estudio casi el 93% de los casos de cáncer de colon detectados a la edad de 50 años eran invasivos, es decir requieren tratamientos mucho más agresivos y mayores cirugías, dado que se han estado reproduciendo sin control antes del diagnóstico.


Esto supone que la política de chequeos rutinarios no sea del todo válida pero no porque sea poco efectiva, sino porque podría serlo muchísimo más si se inician antes las pruebas diagnósticas para detectar a tiempo la enfermedad. 


Y es que el cáncer de colon es el segundo de mayor mortalidad en España con 11.265 muertes en el año 2018 (año del cual se tienen los últimos datos).


Con los datos de este estudio se abre el debate sobre cuándo deberíamos empezar las pruebas rutinarias de detección precoz. 


Desde Gastrum recordamos la importancia que tiene la prueba de la colonoscopia para detectar a tiempo esta enfermedad que se muestra silenciosa y sin síntomas aparentes hasta que ya es demasiado tarde o más difícil de controlar.

No como tanto como para tener este peso

Esta frase es habitual entre muchas personas que padecen un problema de sobrepeso. Esto se debe principalmente a estos motivos:

1).- Por un lado existe cierta tendencia a percibir que se come menos de lo que realmente se come. En una investigación llevada a cabo entre pacientes determinó que los pacientes con obesidad registran entre 15-45% menos de las kilocalarías que consumen.

2).- Menor sensación de saciedad: Otro estudio* realizado entre 200 pacientes reportó que los niveles de saciedad que producían menús de 500, 800 y 1000 kilocalorías en pacientes con obesidad eran menores cuanta más obesidad había. Los sujetos con mayor obesidad percibían menor saciedad en todos los menús en comparación con los menos obesos. Esto explica que a menudo la persona no tenga sensación de haber comido mucho ni siquiera de sentirse satisfecho porque la percepción de las raciones entre personas con obesidad es diferente, ven más pequeñas las raciones que los no obesos.

3).-Las personas con sobrepeso no siempre ingieren grandes cantidades de comida sin embargo no es tanto la cantidad sino el tipo de alimentos que se ingieren. Si se comen alimentos altos en grasa o si se acompaña la comida de bebidas azucaradas, etc..aunque la cantidad sea mínima el alto contenido calórico propiciará el sobrepeso.

En cualquier caso estas y otras cuestiones que afectan al sobrepeso se pueden solucionar con la ayuda de un equipo médico especializado en el tratamiento de la obesidad y con técnicas diseñadas para facilitar el control de los niveles de saciedad como el balón ingerible, balón gástrico, método pose o método apollo entre otras.

Solicita cita informativa gratuita con nuestro equipo médico.

















* Según estudio Percepeción de la saciedad de acuerdo al tamaño de las raciones de alimentos en pacientes obesos. Revista de Endocrinología y Nutrición 2000. ; 8 (supl):31.