Cirugía obesidad: Tubo gástrico


GASTRUM CIRUGÍA DE LA OBESIDAD: TUBO GÁSTRICO 

operación tubo gástrico en almería
En Gastrum abordamos todo el abanico de opciones para tratar un problema de obesidad, desde dietas hasta cirugía de la obesidad (tubo gástrico) pasando por la opción intermedia que suponen las técnicas endoscópicas (balón ingerible, balón gástrico, método pose o método apollo).

En este artículo vamos a explicar en qué consiste la técnica de tubo gástrico para tratar la obesidad.

La operación de Tubo Gástrico es un procedimiento quirúrgico, que consiste en reducir el estómago a una décima parte de su tamaño anterior. Para lograr este reducimiento, esta técnica médica transforma el estómago para que su forma no sea la de una bolsa, sino más bien la de un tubo o manguera.


Una operación de tubo gástrico exitosa permite que el paciente experimente una mayor sensación de plenitud y satisfacción sin necesidad de consumir grandes cantidades de alimentos: después de su intervención, el estómago de una persona pasa de tener una capacidad de 1000 cc a 100-200 cc.  Esta reducción tan significativa será de gran ayuda para que los pacientes puedan cumplir con sus programas dietéticos.
operarse tubo gástrico almería


A pesar de los cambios tan notorios a los que ha sido sometido, después de este procedimiento, el estómago sigue conservando su funcionamiento habitual con la única diferencia de que estará digiriendo una cantidad mucho menor de alimentos. Esta solución médica está pensada para pacientes que:

·Padezcan obesidad y tengan un IMC entre 35 y 45.
·No quieran someterse a algo tan invasivo como la banda gástrica.
·Deseen evitar los efectos secundarios de un bypass gástrico, tales como obstrucción intestinal, anemia, carencia de vitaminas y otros nutrientes, úlceras y anemias.

La técnica de tubo gástrico es una intervención relativamente sencilla que, en promedio, tiene una duración de entre 100 y 120 minutos, tras los cuales el paciente tendrá una recuperación rápida y libre de molestias. 

Por lo general, los pacientes que se someten a esta cirugía experimentan una pérdida de peso de 60%-70% de sobrepeso. Cabe destacar que los cambios más notorios se producen durante los primeros 6-10 meses. Por supuesto, esta forma de controlar el peso es permanente siempre y cuando el paciente mantenga los hábitos dietéticos que le fueron recomendados.

Finalmente, es de vital importancia tener en mente que el objetivo de este procedimiento es restringir la cantidad de alimento que se ingiere, por ello, se debe tener cuidado en elegir una dieta balanceada que proporcione todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo.




¿Cómo prepararte antes de una intervención de Método Apollo, Método POSE o colocación de un Balón Gástrico?


Si has tomado la decisión de llevar a cabo tratamiento para acabar con la obesidad  el primer y más importante de los pasos ya lo has dado:

método apollo almeria
Significa que has tomado conciencia de que debes hacer algo por tí y por tu salud y eso significa que de un modo u otro (a través de tus propias experiencias, sentimientos, porque médicos de otras especialidades te han alertado de los peligros que corre tu salud si no se pone fin al problema, porque ves en situaciones cotidianas cómo te limita directa o indirectamente la obesidad, etc...) reconoces que la obesidad supone para ti una "carga" que va más allá de la propia sobrecarga que suponen los "kilos de más".

Por lo tanto una buena parte del recorrido ya está hecha pero quedan más pasos a dar....

Días previos a la intervención:

Los días anteriores a la intervención debes prepararte mentalmente para afrontar tu nueva etapa de la forma más positiva posible. Sin miedos y con la seguridad de que va a suponer algo positivo para ti.

Es cierto que los primeros días pueden hacerse pesados. Hay quienes se sienten genial (no nos referimos al estado físico sino al mental) y hay a quienes les invaden las dudas y los miedos: "¿habré tomado la decisión correcta?", "¿seré capaz de aguantar ahora varios días a dieta y no comer "normal" hasta pasado un tiempo?", "y si esto luego resulta que no sirve de nada"...

Para evitar que estos miedos (la mayoría de ellos injustificados) te influyan debes tener en cuenta que:

1) Si has decidido poner fin al problema de la obesidad definitivamente SI has elegido la opción correcta.

La alternativa -no hacer nada o seguir luchando (probablemente sin éxito) contra la enfermedad, acumulando factores de riesgo para tu salud, disminuyendo tu calidad de vida y reduciendo en al menos 10 años tu esperanza de vida, no parece ser una buena opción. Por lo tanto, la decisión es más que probable que sea la correcta.

2).-La mayoría de miedos que tenemos a algo (sea lo que sea) son prácticamente siempre injustificados.

Habitualmente pensamos peor de lo que realmente es. Si piensas que se te harán duros los primeros días y semanas después de la intervencion probablemente no sea tanto como esperabas. Es decir, no pretendemos decir que es un proceso sencillo y fácil porque no lo es, pero en base a lo que nos cuentan nuestros pacientes y a pesar de que muchos pasan por unos días difíciles, después visto desde la distancia frases como  "no es para tanto" y "fueron unos días un tanto complicados pero en cualquier caso mucho mejor de lo que esperaba".



3).-A partir de ahí y superados los primeros días luego el proceso es mucho más sencillo.

cirugía obesidad almeria
Sólo te pediremos que cumplas con las indicaciones que te demos y si lo haces, la pérdida de peso, la ganancia de salud y de vitalidad y un cambio positivo en tu vida están prácticamente garantizados.

4).-El proceso "mental" no se acaba una vez se llega a la pérdida de peso. Cierto es que determinados estudios han demostrado que más allá de la reducción de estómago, las técnicas de para el tratamiento de la obesidad como el método apollo, el método pose (endoscópicas) o tubo gástrico (cirugía de la obesidad) tienen un efecto en los mecanismos que regulan nuestra relación con la comida por lo que mentalmente una parte del trabajo "está hecha" pero hay otra parte que deberás seguir trabajando tu mism@.

Tu relación con la comida debe ser otra y debe haber cambiado después del tratamiento para la obesidad para el resto de tu vida.

Mentalmente debes seguir cambiando y enterrando malos hábitos alimenticios como el buscar en la comida un refugio o una compensación a problemas de estrés, ansiedad, etc... Tu mente juega un papel sumamente importante en tu relación con la salud y por lo tanto con la ayuda que supone una reducción de estómago y el peso perdido debes continuar en ese proceso de aprendizaje hasta conseguir reemplazar el estilo de vida que te llevó a la obesidad.

Si deseas conocer con más detalle cómo es el proceso paso a paso y día a día después de una intervención de alguna de las técnicas que existen hoy en día para tratar la obesidad, intercambiar experiencias con otras personas operadas de obesidad que han pasado por lo mismo o simplemente ampliar información sobre la obesidad y su tratamiento no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te recordamos que la primera visita es gratuita y no conlleva ningún tipo de compromiso.


Día de la Salud Digestiva ¿cómo prevenir enfermedades aparato digestivo?

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Digestiva. Desde Gastrum, como especialistas en Aparato Digestivo recordamos la importancia que tiene la alimentación, el tener un peso saludable y el practicar ejercicio para evitar el desarrollo de diferentes patologías digestivas entre las que destacan diferentes tipos de cáncer como el cáncer de colon, de hígado, de estomago u otras enfermedades como reflujo Gastroesofagico, hígado graso, enfermedad de Crohn entre otras.


especialista aparato digestivo almeria 
Una buena parte del cuidado de nuestro aparato digestivo depende sin duda alguna de la alimentación. Todo lo que comemos repercute directamente en nuestra salud, de ahí la importancia de mantener unos buenos hábitos alimenticios y/o corregirlos si no son los correctos.  Además de los hábitos alimenticios, el evitar el sobrepeso es otra de las principales cosas que podemos hacer por mejorar nuestra salud digestiva.

En este sentido las técnicas endoscópicas son un aliado para el tratamiento de la salud digestiva.

Por un lado, gracias a los avances en Endoscopia la mayoría de enfermedades del aparato digestivo se pueden diagnosticar de forma temprana a modo preventivo y también se pueden tratar mediante técnicas endoscopicas poco invasivas. Por otro lado, las técnicas endoscópicas como el Balón Ingerible, el Balón Intragástrico, el Método POSE o el Método Apollo ayudan a perder peso y a cambiar los hábitos alimenticios eliminando así, a la vez, dos factores de riesgo de enfermedades del aparato digestivo.


Cuida de tu salud y solicita cita informativa gratuita con nuestro equipo médico.

Una dieta equilibrada y buenos hábitos alimenticios, claves para la salud intestinal

Actualmente, la salud intestinal, así como la necesidad de desarrollar buenos hábitos alimenticios, se ha convertido en uno de los temas más importantes en nuestra sociedad. 

Parece evidente que llevar una dieta equilibrada es suficiente para tener una buena salud intestinal, sin embargo, la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) señaló que, para favorecer la prevención de enfermedades intestinales, existen más factores que se deben tomar en cuenta.

La FEAD indicó que existe una estrecha relación entre lo que comemos y cómo lo comemos. En otras palabras, mantener una buena salud intestinal implica seguir una dieta balanceada, pero también tener buenos hábitos alimenticios. 

¿Cuáles son esos buenos hábitos que todos deberíamos seguir? Masticar bien, seguir nuestros horarios de comidas y consumir alimentos en buen estado de conservación. Comer de forma desequilibrada y desordenada aumenta la posibilidad de contraer problemas de salud tales como la obesidad o cáncer de colón.


Hoy en día existen muchas dietas que no solo prometen perder peso, sino que aseguran que el paciente tendrá una buena salud intestinal; sin embargo,  la mejor dieta para mantener la salud digestiva es la dieta mediterránea. Este régimen conlleva un alto consumo de alimentos frescos como verduras, frutas, cereales y pescados. Además, recomienda el consumo de aceite de oliva como grasa principal.

Alimentos que provocan síntomas gastrointestinales: intolerancias y alergias
Una persona debe seguir una dieta específica cuando los alimentos que consume provocan la aparición de síntomas gastrointestinales, tales como: intolerancias, alergias, dolencias intestinales, enfermedad celíaca y síndrome del intestino irritable.

Entre los alimentos que provocan una mayor intolerancia se encuentran el gluten, los endulcolorantes o los lácteos. Este síntoma se presenta porque el metabolismo no produce ciertas enzimas que permiten la digestión, metabolización y absorción de estos alimentos. Por ello, es necesario que cada persona sea consciente de sus propias reacciones ante ciertos alimentos y comience a reemplazarlos.

Las intolerancias alimentarias no solo implican que una persona no puede comer determinado alimento, sino que este padecimiento puede derivar en el síndrome del intestino irritable. De hecho, 40% de las personas que sufren de intolerancias desarrollan este síndrome. Pero tal y como se mencionó anteriormente, la salud intestinal está muy relacionada con el seguimiento de una buena dieta.


En el caso de las personas que sufren de intestino irritable se recomienda que adopten la dieta FODMAP, la cual consiste en evitar los siguientes compuestos: 

· Fructosa: se encuentra en la fruta, en la miel y en los siropes.
· Lactosa: en los lácteos como la leche, el queso y el yogur.
· Fructanos: se encuentra en el trigo, el ajo, la cebolla, la alcachofa, los guisantes, los espárragos, el puerro, achicoria y alimentos que contengan fibra inulina.
· Galactanos: en legumbres (incluida la soja).
· Polioles: presente en edulcorantes con isomaltosa, manitol, sorbitol, xilitol y frutas de hueso como el aguacate, los albaricoques, cerezas, nectarinas, melocotones, ciruelas, etc.

Para tener una buena salud intestinal, se debe favorecer el consumo de alimentos que aporten beneficios y, por supuesto, es necesario adquirir unos buenos hábitos.