Obesidad en Adolescentes: ¿Cómo he llegado hasta aquí?

Seguramente esta historia te resulte familiar:

Un niño/niña que durante toda la infancia mantiene un peso saludable y que al llegar la adolescencia se empieza a engordar y a acumular kilos de más.



Una investigación* realizada en Reino Unido ha aportado datos para aclarar esta situación que cada vez es más frecuente ya que no sólo la obesidad infantil sino también la obesidad en adolescentes ha aumentado en las últimas décadas en prácticamente todos los países occidentales.



obesidad en adolescentes tratamiento obesidad almería
El estudio encontró que muchos menores cuando alcanzan la pubertad experimentan una rápida caída en el número de calorías que gastan a diario, algo sorprendente teniendo en cuenta que coincidiendo con el momento del "estirón" en teoría deberían quemar más calorías.



El trabajo, halló algunos datos interesantes como por ejemplo  que a los 15 años de edad se queman de  400 a 500 calorías por día menos mientras se está en reposo en comparación a cuando se tiene 10 años de edad.



Además el estudio también pone de manifiesto el bajo nivel de actividad física de muchos adolescentes que cuando llegan a la pubertad dejan de hacer ejercicio o hacen menos del que hacían anteriormente.



Ambos hechos podrían explicar la situación actual de la obesidad entre adolescentes y el por qué, muchos jóvenes pasan a tener sobrepeso y/u obesidad cuando llegan a la adolescencia. 


El problema del sobrepeso es que cuanto más años se arrastre peores son sus consecuencias para la salud por eso es importante tratar el exceso de peso cuando se empieza a dar un incremento de peso.

En las primeras etapas, una modificación de hábitos alimenticios y la práctica de ejercicio físico son suficientes para reconducir la situación, pero si esto no funciona a partir de los dieciocho años pueden contemplarse opciones poco invasivas como el balón intragástrico que ayuden al joven a reconducir sus hábitos alimenticios y de estilo de vida.

método pose granada





*Según una investigación, dirigida por la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, y publicada en The International Journal of Obesity,