Inflamación del intestino en personas con obesidad

TRATAMIENTO OBESIDAD ALMERIA

La obesidad a menudo se convierte en un círculo vicioso, el empeoramiento de la situación año tras año y la acumulación de kilos sobre kilos.

 
Este ciclo se siente alentado por la inflamación crónica del intestino delgado, según un estudio francés publicado en la revista Cell Metabolism.
 
Y es que según esta investigación en los individuos obesos, la porción central del intestino delgado, yeyuno, varía en relación a personas con un peso saludable.
 
De este modo, la parte central del intestino mide entre 2 y 8 metros en las personas con peso normal, sin embargo, en las personas con obesidad es tres veces mayor.
 
Este hecho que puede parecer meramente anecdótico no lo es ya que al tener las personas con obesidad un yeyuno más largo, los miles de pliegues intestinales que recubren el tracto digestivo son entonces más numerosos y  hacen acelerar la absorción de nutrientes. Cuanto más lípidos (grasas) y carbohidratos se absorben, mayor tendencia a ganar peso.

El intestino delgado se divide en tres partes: duodeno, yeyuno e íleon.El yeyuno, situado entre el estómago y el intestino grueso, desempeña un papel clave en la absorción de grasas, carbohidratos y proteínas.
 
Para el estudio, los investigadores reclutaron a 185 voluntarios que fueron sometidos a cirugía bariátrica (bypass gástrico). Durante la operación, se recogió un pequeño fragmento del intestino y se comparó con los de 33 personas de peso normal. 
 
método pose y método apollo almería y granada

 
Además de que el intestino asimilaba más grasas y azúcares, se observó que los obesos también tiene un sistema inmune diferente. Un dato que demuestra que el empeoramiento de la obesidad se ve favorecido por el propio intestino.
 
Los investigadores observaron un aumento del número de células inmunes, tales como linfocitos, que circulan en el yeyuno de las personas obesas así como otras moléculas que se utilizan para la comunicación entre las células: las citocinas. Estas citoquinas inducen a la inflamación crónica del intestino.
 
Estas moléculas también promueven la resistencia de las células a la insulina. Una hormona esencial para regular el nivel de azúcar en la sangre, lo que permite que la glucosa entre en las células. Bajo la acción de las citoquinas, el azúcar y las grasas se pueden introducen en las células y luego circulan en el cuerpo a otros órganos. En consecuencia, este ciclo promueve el aumento de peso y el almacenamiento de grasa.
 
reducción de estómago sin cirugía
 
De este modo, son muchas las barreras a las que se enfrenta el paciente obeso para tratar su problema de exceso de peso una vez se ha "instalado" en el cuerpo.

 

Además de los mecanismos cerebrales que regulan nuestra relación con la comida, una vez la obesidad se ha familiarizado con nuestro cuerpo, nuestro propio organismo juega en contra nuestra a la hora de luchar contra la obesidad, de ahí que a menudo la única opción efectiva para deshacerse de la obesidad sea recurrir a tratamientos específicos como el método apollo o el método pose.


*Según una investigación, llevada a cabo en el Centro de Investigación Cordeliers (Inserm / UPMC / Université Paris Descartes) e Instituto de Nutrición (ICAN - Inserm / UPMC / AP-HP), y publicada el 18 de junio en el Cell Metabolism: yeyunal inflamación de células T en humanos obesidad se correlaciona con insulina Disminución enterocitos señalización. Sr. Monteiro-Sepúlveda et al. Cell Metabolism, 06 2015 doi: 10.1016 / j.cmet.2015.05.020