¿Por qué tengo ganas de comer dulce?

ansiedad por comer dulces. tratamiento sobrepeso y obesidad almería y granada
El estrés, la ansiedad, la tristeza nos llevan a comer alimentos dulces ricos en azúcares pero.. ¿qué otros problemas de salud puede revelar la apetencia por el dulce?

Nuestro experto en Dietética y Nutrición, el Dr. Alfonso Galvez Marín, nos explica cuáles son las causas más comunes por las que el "cuerpo nos pide dulce" y cómo frenarlas para que no se conviertan en un elemento a favor del sobrepeso.







  • MOTIVO 1: En mujeres, la fase Premenstrual
En esta fase los estrógenos (hormonas sexuales femeninas) se producen en exceso y hace que exista una reducción en el cerebro de determinadas hormonas implicadas en el bienestar, la relajación y el estado de ánimo. 

Que estas hormonas estén bajas provoca que tengamos una mayor apetencia de dulces y de alimentos placenteros. Es una respuesta del organismo que busca equilibrar o compensar el malestar psicológico que ocurre cuando se da dicho déficit bioquímico.

Además, el exceso de estrógenos durante la fase premenstrual aumenta la sensibilidad a la insulina (hormona que regula el nivel de azúcar en sangre) y a la captación de glucosa lo que puede provocar hipoglucemias después de comer. Esto hace que se activen determinados mecanismos que hacen que nos apetezcan más los dulces.

Ante esta situación lo mejor que podemos hacer es prescindir de alimentos con azúcares simples (bollería industrial) y tomar alimentos ricos en triptófano, una aminoácido precursor de la serotonina que dan vitalidad como por ejemplo plátanos, kiwi, naranja o chocolate siempre y cuando sea negro al 70% de cacao.

  • MOTIVO 2: Flora Intestinal Deficiente


Un desequilibrio de la flora intestinal puede llevar a tener más ganas de comer dulce. ¿Qué puede causar un desequilibrio en la flora intestinal? Determinados medicamentos (por ejemplo los antibióticos), el estrés, el tabaco, el alcohol, dietas bajas en fibra o ricas en grasas, proteínas o azúcares simples pueden provocar este desequilibrio. Ante esta situación es importante aumentar el consumo de alimentos pre y probióticos como los lácteos así como de alimentos como espárragos, alcachofa, cebolla, ajo o cereales de trigo, cebada y avena.


  • Otros motivos: Existen otros motivos como un problema de Candidiasis (unos hongos que habitan en el intestino) o Hipoglucemia (cuando el organismo experimenta un bajón de sangre) que explicaremos en otro artículo.



método apollo reducción de estómago sin cirugía para tratar obesidad y diabetes tipo 2


No obstante en cualquier caso lo más importante es descartar que no tengamos un problema de Diabetes. 


Normalmente, las personas que padecen diabetes aún sin saber que la tienen sienten una gran apetencia por los dulces ya que la insulina (la hormona que se encarga de metabolizar el azúcar) no consigue "colocar" el azúcar dentro de las células y el organismo lo reclama mediante el deseo de comer dulces. A su vez el consumo de dulces genera un círculo vicioso que lleva a querer comer más dulce. Ante una situación así siempre hay que acudir a un especialista médico.


Dr. Alfonso C. Gálvez. Máster en Dietética y Nutrición Humana del Hospital Vithas Ntra. Señora de la Salud Granada y miembro del equipo médico de Gastrum.

Artículo publicado en la Revista Mía.