EMBARAZO Y OBESIDAD, UN RIESGO AÑADIDO

embarazo y obesidad un riesgo añadido

La obesidad va ligada a muchas enfermedades crónicas, pero en el embarazo también causa un riesgo. 


El problema puede empezar hasta antes del embarazo, ya que la obesidad produce infertilidad y ciclos sin ovulación, generando un conflicto cuando se quiere conseguir un embarazo. 

Estos problemas son causados debido a desajustes hormonales por un exceso de grasa en nuestro cuerpo y se puede solucionar disminuyendo de peso.

Cuando ya se ha producido el embarazo, debemos tener en cuenta que hay el doble de riesgo de un aborto espontáneo que en personas con un peso normal. 

Además suelen tener una tasa mayor de deformaciones fetales, sobre todo en corazón y sistema nervioso. Muchas de estas deformaciones, puede llevar a la muerte fetal dentro del útero. 

Otro problema muy presente en estas madres es la preeclampsia, que se produce por una hipertensión arterial durante el embarazo. Esto puede provocar el aborto, o si el bebé está desarrollado el parto prematuro.

los peligros del sobrepeso y la obesidad durante el embarazo

La obesidad durante el embarazo también causa problemas para la madre. 


El riesgo de diabetes gestacional se multiplica por cinco. Hay estudios que avalan que una diabetes gestacional puede conllevar en un futuro a una diabetes tipo II. En muchos casos, se produce un desequilibrio en los lípidos plasmáticos, es decir, un aumento en el colesterol o en los triglicéridos. 

En el embarazo, lo recomendable es aumentar entre 9 a 12 kg nuestro peso. 

Muchos estudios avalan que el incremento de peso superior al recomendado, puede ser un riesgo a sufrir obesidad después del embarazo, manteniéndose esos kilos de más. La lactancia materna, puede ayudarnos a recuperar nuestro peso normal.

Durante el parto puede provocar la necesidad de cesáreas, debido a que es posible que produzca problemas en la dilatación del útero y conducto vaginal. Posteriormente, puede producir un gran tamaño del bebé al nacer y su posible muerte a pocas horas del nacimiento. 

Por otra parte, predisponemos a nuestro hijo a enfermedades endocrinas a lo largo de su vida como diabetes, síndrome metabólico, etc.

Finalmente, terminar diciendo que antes de quedarse embarazada es necesario disminuir de peso, ya que nuestros futuros hijos nos lo agradecerán. 

Debes hacerlo por ellos y por ti. Si lo necesitas, no dudes en ponerte en manos de un profesional cualificado.

  • Alfonso C Gálvez Martín (Doctor en Medicina y Cirugía, Master en Dietética y Nutrición Humana. Gastrum, Hospital Vithas Nuestra Señora de la Salud de Granada)
  • Marta Tejón Fernández (Alumno en practicas tuteladas, Grado en Nutrición Humana y Dietética, Universidad de Granada. Gastrum, Hospital Vithas Nuestra Señora de la Salud de Granada)