Suelo pélvico y Obesidad

clinicas adelgazamiento en almeria
El suelo pélvico es toda la musculatura y ligamentos que sujetan los órganos pélvicos, esto es la vejiga, útero, uretra, vagina y recto). Son unos músculos que al estar en una estructura flexible pueden debilitarse con el paso del tiempo ocasionando problemas de pérdidas de orina y desplazamientos que ocasionan molestias y dolor.

Los embarazos y partos, determinadas actividades físicas y el sobrepeso debilitan esta zona.

Con respecto al sobrepeso, la sobrecarga que se concentra en la zona del suelo pélvico aumentan el deterioro del tejido conectivo de esta parte del cuerpo. Esto altera los mecanismos de soporte de la vejiga y la uretra y hace que las personas con sobrepeso tengan una mayor prevalencia a problemas de incontinencia urinaria que aquellas personas con un peso saludable.

Se trata de una incontinencia urinaria de esfuerzo puesto que los músculos pélvicos del esfínter están debilitados  por la carga de peso en la zona. De este modo y cuando se ejerce presión en el abdomen (al reir, al toser, al estornudar, al coger peso, etc..) el esfínter no puede impedir el flujo de orina provocando pérdidas de orina.

La parte positiva es que es un problema en parte reversible. Por un lado, el realizar ejercicios para fortalecer la zona puede evitar parte de la debilitación de los músculos de esta zona. Además, diferentes investigaciones han demostrado que aquellos pacientes con obesidad que pierden peso reducen casi a la mitad el número de episodios de incontinencia urinaria.

De nuevo, el sobrepeso predispone a un problema que puede llegar a afectar seriamente la calidad de vida y en especial la autoestima de quienes padecen episodios de incontinencia urinaria.

Si el problema del sobrepeso lo es a cualquier edad, aún es mayor conforme vamos envejeciendo dificultando el día a día con diferentes obstáculos (como puede ser el de la incontinencia urinaria) fácilmente evitables o al menos una parte de ellos perdiendo peso y manteniendo un peso saludable.

Recordamos que hoy en día los tratamientos endoscópicos de la obesidad (sin cirugía) como el balón intragástrico o el método pose, son opciones eficaces y de mínimo riesgo que ofrecen buenos resultados en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad.