Obesidad y Embarazo: Incompatibles en muchos aspectos

tratar el sobrepeso y la obesidad antes del embarazo

El sobrepeso y la obesidad afectan de diferentes formas en las distintas fases del embarazo.


Para empezar en el momento de la concepción. 

Diferentes estudios demuestran que la obesidad y la infertilidad tanto masculina como femenina están directamente relacionados. En concreto en el caso de los hombres existen datos (1) que concluyen que 10 kilos de más son suficientes como para reducir un 10% la fertilidad del hombre y a mayor Índice de Masa Corporal, mayor infertilidad.

En el caso de las mujeres sucede algo parecido. El sobrepeso causa diferentes problemas hormonales en la mujer que a frecuentemente acaban afectando a las posibilidades de quedarse embarazada.

Pero ahí no acaba la relación entre obesidad y embarazo.

Una vez se consigue el embarazo, la obesidad aumenta las posibilidades de que se de un aborto espontáneo y complicaciones durante el embarazo. El riesgo de muerte fetal e infantil es entre dos y tres veces superior para las mujeres obesas que se quedan embarazadas. (2).

La obesidad también afecta a que el futuro bebé tenga una mayor predisposición a desarrollar diferentes enfermedades o defectos de nacimiento como por ejemplo

  • Defectos de nacimiento del cerebro y la médula espinal.
  • Nacimiento prematuro
  • Lesiónes durante el parto porque el bebé es más grande de lo normal
  • Muerte del recién nacido
  • Tener mayores posibilidades de ser obeso en la niñez
  • Autismo



Los riesgos para la mamá con obesidad durante el embarazo también son importantes en comparación con quienes tienen un peso normal. Por ejemplo, recientemente se ha sabido que padecer obesidad durante el embarazo aumenta (para la mujer embarazada) las probabilidades de tener una muerte prematura así como de padecer una enfermedad cardiovascular.

Éstos son solo algunos datos de la extensa bibliografía existente que relaciona el sobrepeso y la obesidad con el embarazo y con diferentes riesgos y enfermedades que pueden desarrollarse tanto para la madre como para el bebé como consecuencia del exceso de peso. 

Por ello es importante que si se está buscando un bebé y se padece sobrepeso u obesidad, se reflexione antes sobre cómo el exceso de peso puede afectar al hecho de ser padres, ya no sólo a nivel de enfermedades sino también a nivel de calidad de vida. A menudo, los padres con obesidad se sientes más cansados de lo habitual y no pueden seguir el "ritmo" de sus bebés, correr detrás del pequeño y llevar una vida activa con él.


Actualmente existen muchas opciones para combatir el sobrepeso y la obesidad como el Método POSE, Balón Intragástrico o Método Apollo que han demostrado ser efectivas. Es sólo cuestión de tomar conciencia de lo importante que es hacerlo.



(1):National Institute of Environmental Health Sciences de Estados Unidos aseguraron que 10 kilos de más ya son suficientes para reducir un 10 por ciento la fertilidad del varón. 

(2):Según un estudio realizado por  miembros de la Universidad de Newcastle, después de analizar 42.000 embarazos. 

(3):Estudio elaborado por la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Aberdeen en Reino Unido después de investigar 19.000 madres y tras realizar un seguimiento durante 50 años.