La prevalencia a tener diabetes es dos veces superior en pacientes con depresión


tratamiento balon intragastrico, metodo pose o metodo apollo en almeria
En este blog ya hemos hablado en alguna ocasión sobre la relación entre depresión y sobrepeso, pero no de la relación que parece existir entre la diabetes (no olvidemos que una gran porcentaje de las personas que padecen sobrepeso u obesidad tienen diabetes tipo 2 ) y la depresión.




Según diferentes estudios médicos** existe una relación entre ambas patologías. 

Además se da un "circulo vicioso" entre ambas de modo que los pacientes que padecen depresión tienen mayores posibilidades de desarrollar diabetes y a la inversa, quienes tienen diabetes tienen un mayor riesgo de padecer depresión.

Asimismo,ambos factores llevan a mayores posibilidades de desarrollar sobrepeso/obesidad.

Una de las principales causas (aunque no la única) apunta al hecho de que cuando se padecen episodios depresivos las personas tienden a cuidarse menos, lo que lleva a menudo a una alimentación inadecuada y desequilibrada y una vida sedentaria que favorece el sobrepeso y consecuentemente la diabetes tipo 2. Y a la inversa, quienes padecen sobrepeso/obesidad a menudo desarrollan diferentes problemas psicológicos como consecuencia de la obesidad, que llevan más fácilmente a la depresión.

De forma resumida: Tener sobrepeso/obesidad y llevar un estilo de vida poco saludable hace que la persona tenga mayores posibilidades de tener diabetes tipo 2 y depresión y entre ellas estas dos enfermedades también se interrelacionan de forma que es difícil saber qué causa qué.


No nos corresponde a nosotros hablar sobre trastornos depresivos o de la depresión como enfermedad, pero si que es importante que al margen de ella, aquellos familiares o personas más cercanas inclusive profesionales médicos que atiendan a la persona que padece depresión vigilen de cerca que esa depresión no lleve a problemas mayores como pueden ser la obesidad y el aumento de padecer enfermedades cardiovasculares como la diabetes y enfermedades cardíacas como consecuencia de unos hábitos alimentarios y de estilo de vida que favorezcan esa ganancia de peso.



**Según un estudio médico llevado a cabo por la Universidad de Harvard