¿Cuánto cuesta el método pose?

Esta es una de las principales preguntas que nos hacen muchas personas que nos llaman o visitan con el fin de informarse sobre opciones y tratamientos destinados a combatir la obesidad.


El precio del Método Pose parece ser un "misterio" ya que es complicado encontrar en páginas de profesionales médicos, clínicas o centros médicos que ofrezcan información de este tipo y es normal, es normal porque no sólo el Método Pose sino cualquier otro tratamiento de la obesidad no es un "producto" al cual se le pueda poner un precio de forma concreta y más o menos estandarizada.

Vamos a explicar el por qué de esta situación:
Un tratamiento médico del sobrepeso es un “traje a medida”, un tratamiento totalmente individualizado que debe ajustarse a cada caso.

Por ejemplo habrán personas que durante la fase de seguimiento necesitarán más o menos visitas y sesiones de seguimiento por parte de nuestros nutricionistas, habrán a quienes les irá muy bien un refuerzo en visitas con el psicólogo para recuperar la seguridad en sí mismos, controlar la ansiedad etc...pero habrá quienes no lo necesiten,…. en definitiva, al tratarse de tratamientos multidiciplinares en los que el proceso va mucho más allá de la técnica o intervención que se realice, el precio no puede ser un precio cerrado. 

No obstante sí que es cierto que existe un baremo ya no sólo en nuestro caso sino a nivel general, de modo que podríamos decir que en términos generales el precio del Método Pose es de entre 9.000-11.500 euros.

Al oír esta cifra muchos pacientes nos indican que es un precio elevado y efectivamente así es; Sin embargo es importante matizar que en un tratamiento así entran en juego muchos factores y costes, material quirúrgico, horas de quirófano, anestesista, equipo médico especializado que realiza la intervención, seguimiento médico a posteori,... de ahí que el precio acabe siendo elevado, básicamente porque son muchos los costes que forman el precio final. 

No obstante y por ejemplo en nuestro caso así sucede- existen opciones de financiación que permiten que estos tratamientos puedan pagarse en pequeñas cuotas todos los meses, de forma que al final el paciente a lo que debe enfrentarse es a una cuota mensual que le sea asequible. 

Esto facilita sin duda el acceso a estas técnicas. Además es importante destacar que un tratamiento de estas características no debe considerarse como un gasto sino más bien al contrario, como una inversión en salud y en ganar esperanza y calidad de vida gracias a la pérdida de peso conseguida.

Por lo que dicho esto vale la pena considerar el peso que pueda tener el factor precio en la decisión de someterse o no a un tratamiento efectivo para combatir la obesidad.