Dieta, Pérdida de Peso y Actividad Física

Adelgazar con el Método Pose

La actividad física es una herramienta importante para el médico que asesora y para cualquier persona que quiera reducir su peso corporal. 

Se ha demostrado por diversas investigaciones, que la realización de ejercicio a baja o moderada intensidad, consume una mayor proporción de grasas y es mejor para regular el peso y la composición corporal, preservando o aumentando ligeramente la masa magra o muscular.

Únicamente con el ejercicio se espera una tasa de pérdida de peso muy lenta, esto no significa que las personas que quieran controlar su peso deban dejar de hacer ejercicio, lo que esto implica es que la sola reducción del aporte calórico puede producir una pérdida de peso corporal mucho mayor que el ejercicio, pero será mucho más efectivo si combinamos los dos, dieta y ejercicio, según se demuestra por varios estudios.

Las personas mientras más se ejerciten, en mejor forma física estarán y a mejor capacidad física el ejercicio se hace más efectivo para quemar calorías. 

El ejercicio ayuda a mantener un mejor cumplimiento del tratamiento nutricional y según diversos estudios, los individuos que mejor consiguieron mantener el peso perdido a largo plazo, habían incorporado el ejercicio de forma regular a sus estilos de vida.

También está demostrado que, tras el ejercicio, el metabolismo de las grasas queda aumentado, de modo que una vez finalizada la sesión, el cuerpo tiende a quemar más calorías, preferentemente a partir de la grasa corporal, aun en reposo. 

El ejercicio puede ayudar a alterar el peso corporal, su composición y el metabolismo basal, pero también puede afectar positivamente en nuestra salud, aumentando la autoestima y la motivación, reduciendo la ansiedad, la depresión y el estrés.


¿QUE TIPO DE ACTIVIDAD FISICA ES ACONSEJADA PARA  LA PERDIDA DE PESO?

Se llama ejercicio aeróbico a aquel para cuya realización se exige una demanda de oxígeno continua al cuerpo, de modo que el músculo utiliza como combustible principalmente nuestras reservas de grasa. Los ejercicios aeróbicos, son aquellos ejercicios dinámicos en los que implican a grandes grupos musculares con un largo período de trabajo y a una intensidad moderada. No existe un ejercicio perfecto para prescribirlo a la generalidad de la población, sino que para realizar esta tarea es preciso hacer una elección en base a las preferencias personales y a la disponibilidad de medios. Algunos ejemplos son: caminar, andar a paso ligero, aerobic, bicicleta, el esquí de fondo, natación, bailar.

¿CON QUE FRECUENCIA SE DEBE REALIZAR LA ACTIVIDAD FÍSICA?

Las líneas generales para el ejercicio aeróbico, son las de trabajar con una frecuencia de 3 a 5 días por semana, durante 15 a 60 minutos por sesión, a una intensidad de trabajo adecuada a las capacidades individuales. También es comúnmente aceptado los 150 minutos por semana o los 30 minutos por día.
En la progresión del programa, debe tenerse en cuenta que antes de aumentar la intensidad del ejercicio, debe incrementarse la duración, la cual, es conveniente que en la etapa de iniciación no exceda los 12-15 minutos por sesión.

¿CON QUE INTENSIDAD SE DEBE REALIZAR LA ACTIVIDAD FISICA?

La intensidad del ejercicio aeróbico se suele medir en relación con el volumen de oxígeno máximo consumido por el cuerpo, como esta medida es difícil de establecer, es mucho más común medir tal intensidad a partir del número de pulsaciones cardíacas por minuto. En general, se admite que el número máximo de pulsaciones por minuto que soporta un corazón sano es del orden de "220 - edad". Consideraremos un ejercicio aeróbico suave a moderado al realizado con una media de entre el 60%-75% de la frecuencia cardiaca máxima. Todo ejercicio que suponga un número de pulsaciones por encima del 85% no quema grasas, sino las reservas de hidratos de carbono que son muy limitadas, y es considerado como ejercicio anaeróbico.

Para que la prescripción del ejercicio sea adecuada, es aconsejable hacerse previamente una evaluación médica que nos aporte datos sobre situaciones que pudieran suponer un riesgo durante la práctica del ejercicio

EL EJERCICIO PUEDE AYUDAR A AUMENTAR EL GASTO CALÓRICO, PERO ES MÁS EFECTIVO PARA REDUCIR EL PESO CORPORAL AL COMBINARLO CON UN RÉGIMEN HIPOCALÓRICO. 

D. Alfonso C. Gálvez Martín. GASTRUM. Unidad de Tratamiento Endoscópico de la Obesidad. Hospital Vithas Nuestra Señora de la Salud. Granada.